anuncios clasificados Los Pasos Del Pescador (Ñánde Corrientes porâ): ¡¡¡¡¡REENCUENTRO CHAMIGO!!!!!!!

martes, 3 de noviembre de 2009

¡¡¡¡¡REENCUENTRO CHAMIGO!!!!!!!




Hermanas/os de los anzuelos:
Esta salida la quise publicar en su momento, pero por razones técnicas no disponía de las fotos.
Enorme emoción me da hacerlo ahora, a pesar del tiempo transcurrido(no mucho, por cierto) .
¡¡¡Pude hacer volar mis moscas para que las recibiera en sus "brazos" mi amado Batel!!!.
¡¡¡Qué felicidad infinita!!!.
Aquel día, 27/07/09, transcurría el invierno pero con una temperatura agradable.
¡¡¡Un día fantástico!!!, a pleno sol, muy poco viento, apenas una brisita que nos acariciaba a todos quienes deambulábamos por el lugar.
Él estaba allí, muy "flaquito",...pero ¡¡¡VIVO!!!.
¡¡¡Bateeeeel!!!,... ¡Querido "hermano de los anzuelos", qué alegría verte chamigo!.
Fué la expresión que me nació de muy adentro de mis sentimientos al llegar junto a él.
Ya sé que no me escucharía y aún menos respondería,...o sí,...él tiene su lenguaje natural y con él "habla".



Apenas perceptible era su discurrir, como sacando voluntad de las entrañas mismas., por ser vagual, ...naturalmente vagual. Así vivirá por siempre, lo sé.

Las que sí se mueven a sus anchas son las Karumbés (en lengua guaraní: tortugas). Parecen distraídas, pero a poco que perciben el acercamiento hacia ellas de algo que consideran extraño,...¡bluuum!, se zambullen dejando "dibujos" en movimiento sobre la superficie del canal, ja, ja, ja.

Durante media hora caminé por sus orillas escuchando cada sonido y gravando cada imágen en mis retinas.
Aaaaaaaaaa, pero llega la hora del hambre y hay que comer, ja, ja, ja.
Me acomodé es sus barranquitas, más altas que nunca por la seca.
Busqué lo que había alzado para el morfi, y escuchando unos chamamés que "salían"de mi pequeña radio-compañera. Mi ser se hinchaba de felicidad como un aerostático gigante.



Qué placer y disfrute ser parte de todo el entorno. Algunas garzas en "su mundo" por allí, varias aves revoloteando, cantos de otras tantas, y curiosos caballos lentamente acercándose para quedarse observándome y brindarme companía a pocos metros.
Estábamos todos en "casa".

Con el estómago algo cargadito, proseguí dando pasos de pescador por el "camino de toro". Así llaman al senderito marcado por los vacunos a metros del cauce. De tanto transitar por el mismo lugar el terreno se "pela" y queda la ruta,...el "camino de toro".
Cada tanto, paseaba mi mosca intentando pescar algo.

Descubrí una Palometa al borde del agua. Su lomo sobresalía la superficie. Si hay un pez voráz por excelencia es la Palometa. Eso sí, un pique y mosca destrozada. Su potente dentadura y la manera que encastran al cerrar sus fauces, producen el mismo efecto que una guillotina.
Igualmente me dispuse a sacrificar una mosca. Quería sentir la pesca en mi amado Batel.
Un falso cast y mosca al agua. Cayó frente a su narina,...y nada. Dos intentos más sin respuestas.
Mmmmmmm, me dije, si no se avalanza la Palometa, esto viene muy duro, ja, ja, ja.
Tal vez el agua muy fría la aletargó, tal vez estaría en sus finales por la escasa oxigenación del agua, talvez,..muchas conjeturas podría hacer.

Reanudé mi periplo, encontrando restos, producto del impacto de la bajante extrema (hoy estaba con más nivel por lluvias pasajeras de días anteriores). Son presas fáciles de las garzas y cigueñas.
Llegué a un meandro donde "tropecé" con restos de un Vacuno muerto. Otra víctima más de la y severa sequía y falta de buenas pasturas.
Buscando entre sus huesos di con lo pretendido. Una taba. Este hueso con el cual los gauchos pasaban lindos momentos de diversión en cada pago rural. Costumbres ancestrales de juegos y apuestas.



Tomé la taba (hueso) y comencé a arrojarla por los aires unos 5/6mts. para luego de caer ver qué me deparaba el azar. Suerte o culo ( mala suerte), así se designa según la cultura gauchesca. Me entretuve un gran rato, ja, ja, ja. Estaba hecho todo un gaucho de siglos pasados, ja, ja, ja. ¡¡¡De timbas con Batel!!!.
¿La verdad?...para el festejo del encuentro,...¡¡¡Vale!!!,..¿O no?. ¡Que sea festivo, sí señor!. ¡¡¡Viva Batel!!!.

Reanudé mi caminar por sus costas.
El azul-celeste de sus aguas me colmaban de alegría, ¡qué feliz estaba!, aunque no haya pescado nada todavía.
Decidí, volver sobre mis pasos y recorrer en sentido contrario.
Mientras abanzaba escrutaba cada lugar que su cauce me lo permitiera.
Me alejé muchísimo, quería recorrer lo más que el tiempo me lo permitiera.



Mis ojos dividían el tiempo entre descubrir un lugar que invite al lance y los pastos para advertir alimañas. Y allí estaba la bella. Una preciosa Ñacaniná. Son muy agresivas y de "pocas pulgas", si bien no son de veneno mortal. Eso sí, cuando se lo proponen, muerden bien, ja, ja, ja, ja.
Quieta estaba como haciendo un "piquete" ("cortando" transversalmente) en el "camino de toro". Al pisar serca, se deslizó hacia abajo por la barranca y los yuyos.
Demoré mis pasos de pescador, para deleitarme con su reptar armonioso. Desde criatura me fascina ver desplazarse a los ofidios. Sus dibujos en el cuero también me atraen mucho.
Cuando se enojan (Ñacaniná), ensanchan su cuello y emiten un sonido semejante a un resoplar, algo así como un ¡¡¡ffsssss!!!, ¡¡¡ffssss!!!.
Fué lo que hizo, es que entre ella y yo estaba la entrada de su cueva. Allí quería dirigirse. Así lo hizo finalmente.

Continué. Llegué hasta una nueva curva. El lugar me pareció propicio para unos lances.
Cambié de mosca. Coloqué una semejante a una libélula, en colores verde(cuerpo goma eva y cola) y negro (alas). La colita trenzada. Ojos de perlitas azul oscuro. Era lo único que tenía semejante a un insecto.
Dejé profindizar (nada ortodoxo en la pesca de libélula) rascando el fondo y ¡¡¡ZASSS!!!, una pintoresca Vieja del agua la tomó. Es un pez que para nada ofrece "combatividad", pero en ese momento era como haber enganchado un "Lingote de oro con escamas" de 18 kg. con un equipo # 4. ¡¡¡¡QUE FELIIIIIICIDAD!!!!!!, pesqué nuevamente en el Batel. ¡¡¡Gracias hermano querido!!!!
Podrá parecer una exageración, pero para nada lo fué para mí.
Batel estaba muuuuuyyyy "flaquito"(poco nivel), tenía un enooooorme pobreza material, pero, como esos amigos de la vida a los cuales no le a ido bien económicamente pero que contienen una inagotable riqueza espiritual, Batel, mi chamigo de toda la vida, desde que era niño, esta vez y como siempre, me "recibía con los brazos abiertos, y con su inconmensurable generosidad me permitía gozar en el extremo de mi línea a uno de sus tesoros (vieja del agua-pez limpiafondos)rescatado de su "pobre billetera", y además, ... me regalaba toda su infinita bondadad haciéndome sentir más pescador que nunca.
¡Una pesca que jamás olvidaré!. Por toda la connotación que tuvo.
Llegó la hora de despedirme, y solo le dije ,...¡hasta la próxima chamigo Batel!.-

Desde la provincia de Corrientes, Argentina,
Con el cariño de siempre,

Muchos chamamés,
Un abrazo gigante y,...
Un afectuoso sapukái.
Leo Kutú.-
p/d: Hoy la sequía y altas temperaturas (hasta más de 40º calor), nuevamente castigan con dureza la zona.-

9 comentarios:

Miguel-Peskacor dijo...

Se ve que disfrutas a cada paso que das por el campo. Eso es lo verdaderamente importante, disfrutar de la naturaleza; la pesca es algo accesorio, lo que termina por llenarnos. Una de las cosas que más me gusta de la pesca a mosca es que require estar muy atento a todo cuanto sucede a tu alrededor, lo que te hace disfrutar con más detalle del entorno que te rodea. Para muchos pasa desapercibido; para nosotros no.

Un abrazo Leo

Leo Kutú dijo...

Hno. de los anzuelos, Miguel-Peskacor:
Gracias por tu visita.
Sin dudas que caminar junto a un río es un increíble gozo que nos damos los pescadores.
Un abrazo y,...
Un afectuoso sapukay.-

Jose dijo...

Es tan diferente el Batel a los ríos que tenemos por aquí.
La sequía lo ha dejado como la vaca que encontraste, pero ha resurgido para tu deleite.
La fauna reptiliana es muy resistente. Sólo te faltó mirar un yacaré.
Muy curioso lo del hueso, sin duda.
La vieja es un pez fantástico de morfología antidiluviana. La conocía porque tengo dos amigos argentinos con los que suelo ir a pescar y me habían hablado de este pez.
En fin Leo, que disfrutes de tu querido Batel muchos años más.

JUnior dijo...

Querido Amigo Leo,
Está claro que compreendes como poucos que a pesca via além do peixe, que a pesca também é o caminhar. Parabéns pelos precioso relato cheio de tantos detalhes.
Um abraço

Leo Kutú dijo...

Hnos. de los anzuelos:
Jose:
Justamente ayer y hoy pude visitarlo nuevamente, y a pesar de estar aún bajo en su nivel, lo encontré precioso. ¡Qué felicidad!.
Hoy fué visita de cortesía ya que se inició la veda absoluta.
Un afectuoso sapukay.-

Junior:
Tú también eres un caminante de orillas, ja, ja.
¡Qué lindo sería que algún día compartamos unas caminatas!.

A ambos:
Gracias por visitarme.
Un afectuoso sapukay.-

Javi Mateos dijo...

Tus salidas son siempre peculiares y nos las describes perfectamete, aunque se encuentre mal el rio aun le queda vida en sus orillas y dentro tambien por lo que he podido ver con esa palometa que no quizo entrar a la imitacion y esa vieja, por desgracia aqui en el sur sabemos mucho de sequias y lo mal que lo pasan los animales, nunca se me olvidara una imagen de Bornos (un embalse de la zona) como los ciprinidos cubrian toda la orilla, la mayoria ya muertos por falta de oxigeno y otros en visperas de terminar igual, ante esto lo unico que se puede hacer es esperar.....y cuando reboce de agua disfrutarlo al maximo.
Saludos Leo.

Leo Kutú dijo...

Hno. de los anzuelos, Javi:
¡Gracias por tu visita!.
En estos días llueve muchísimo en mi zona y me produce una felicidad que te debes imaginar, estoy seguro, por saberte amante de lo que nos gusta y de la vida misma.
Un afectuoso sapukay.-

Barbux dijo...

un relato apasionado. Curioso lo del hueso, no lo sabia.
Gracias por mostrarlo y a seguir disfrutando con tu amigo

Leo Kutú dijo...

Hno. de los anzuelos, Barbux:
Gracias por visitarme.
El Batel está hoy muy bien ayudado por las intensas lluvias. Espero se mantenga para disfrutarlo luego de la actual veda de pesca.
Estoy muy feliz por ello.
Un afectuoso sapukay.-