anuncios clasificados Los Pasos Del Pescador (Ñánde Corrientes porâ): ¡¡¡UN GRITO DE ESPERANZA!!!

lunes, 8 de febrero de 2010

¡¡¡UN GRITO DE ESPERANZA!!!

Hnos. de los anzuelos:
Muchas pescas las hice en solitario. Me siento a pleno con la naturaleza, respiro y cargo mis pulmones con ese aire tan puro que encuentro en estos lugares "increíbles", que tengo el privilegio de habitar,...La Reserva del Îverá (Iberá).
Pero desde hace un tiempo compartimos las salidas con mi inseparable "hermano de los anzuelos", Gustavo (novio de mi hija).
Siempre estamos planificando aventuras de pescas. Pero claro, las sequías pasadas nos retacearon mucho, sumados a sus compromisos de estudios.
La divina Natura, trajo en los últimos tiempos, mucha agua, diría que demasiado, pero también engendró una riqueza como hace décadas no se veía. Hoy, mi amado Aruhary, explota de vida acuática. Millones de mojarras, sabalitos, y cuanto forraje pueda encontrar el "lingote de oro con escamas" (Dorado). Pero no termina allí, miles de pequeños "lingotitos" permiten llenar de ellos cada correderita que uno encuentre.
¡¡¡Qué feliz me siento viendo semejante espectáculo!!!. ¡¡¡Qué maravilla!!!. ¡¡¡Cuánta generosidad de la Madre Naturaleza!!!.

Fueron dos días, el 14 y el 15 de Enero, cuando realizamos las dos salidas. y en las dos el ritual se repitió.
Cargamos los equipos en el "Kutú Haguá" (en lengua Guaraní: para pescar), el canobote,
Antes caminamos unos 200 mts. con el agua a la cintura (la entrada del Club se encuentra totalmente anegada) en busca de la embarcación, para asercarla al automóvil y regresar a la zona donde encender el motor y partir. Lo que puede parecer un inconveniente, sumó disfrute y aventura,...para intentar pescar.

Mientras navegábamos, entre charlas y risas, armamos los equipos.
Antes de llegar al lugar que habíamos decidido dedicarle, probamos en una entradita de un riachito. Habíamos visto movimientos de lingotitos y creímos oportuno dedicarle unos minutos a esa boquita, como para ir "calentando motores".
No nos equivocamos, los chiquilines estaban comiendo muy bien,...también a nuestras moscas.
Sacamos algunos que dieron gran batalla, como dejando bien alto el prestigio de la raza. No se dan por vencidos ni aún vencidos.
Con delicado trato los regresamos al lugar donde deben estar, en este caso, su amable riachito.

En tan sólo veinte (25') minutos nos encontrábamos en las correderas, unas cinco (5) bien marcadas, y donde intuímos podrían estar los "lingotes de oro con escamas".
No eran muy profundas, pero sí lo suficiente para albergar a los amarillos, con aguas bien oxigenadas. Estas correderas se forman sobre lo que en condiciones normales serían las barrancas. Al estar muy crecido el río, este se desborda y carga sobre el campo creando un muy buen lugar para pescar con aguas de cierta velocidad,...lo que busca el dorado.

Los lances no fueron a más de veinte metros (20), en ocasiones con lanzar a diez metros (10) era suficiente. Derivas de pocos metros y ¡¡¡¡ZAAAAS!!!, la mosca era engullida por el predador nato de los ríos. Saltos, corridas cortas, para aquí, para allá, nuevo salto, busqueda de profundidad, otra vez hacia arriba, nuevo salto, y así siempre, como de costumbre en este acróbata de las aguas. ¡¡Qué liiiiindo es pescarlos!!.

Tenerlos en las manos los segundos necesarios para una foto y regresarlos a su hogar, es una satisfacción que no se puede dimencionar totalmente solo con palabras.
Su belleza es inconmensurable, uno se aproxima a ella sólo vivenciando ese instante.

En los dos días de pesca se repitieron las perfomance, rendimiento parejo. Muchos "lingotitos" y el disfrute a full.
Sabíamos que alguno más grandecito debía merodear la zona, solo que los chiquilines les ganaban la posición, es que son muy traviesos, como todos nosotros cuando niños, ja, ja, ja.
Probamos en todas las correderas, no aproximábamos lentamente, muchos metros antes apagábamos el motor y el acercamiento lo hacíamos a remo. Una vez en el punto elegido, clavábamos el ancla en la tierra con pasto, y descendíamos a caminar y vadear.
Después para cambiar de corredera a corredera, sólo a remo, el motor no lo encendíamos sino para el regreso al final de la jornada. De este modo alterábamos lo menos posible el lugar.
El primer día, el sol nos "castigaba" duro, sin piedad, pero todo era "condimento" para la alegría, ja, ja, ja. En cambio el segundo día estuvo nublado y en las últimas horas debimos retirarnos por amenaza de lluvias.

Se "iva" la tarde del primer día, nuestro "hermano de los anzuelos", el Sol, se había despedido.
Regreso a una de las correderas pescadas, ahora desde la costa opuesta. Entre dos plantas meto un cast con una mosca con cola de tres plumas de gallo bataráz y tiras de brillos, cuerpo de chenille negro con palmer de fina pluma de lomo de gallo y cabeza de craft fur negro con ojitos de cadenita montado en un anzuelito de pata larga. De todos modos, todas (varios colores: blaca con cabeza colorada, negra con cabeza colorada, verde con cabeza negra y otras) funcionaron
El lugar elegido fué a un metro y medio desde el inicio de la corredera después que el agua del canal se "montara" en el "filo" de la barranca. Deriva corta de unos cincuenta centímetros (50cm.) y ¡¡¡ZAAASSSS!!!,...¡¡Lingote!!,...¡¡Lingote!!.
No pude evitar "lanzar al viento" un fuerte sapukay, es que tiraba lindo remontando la corredera. La caña arqueada, la línea tensa y el amarillo saltando como un caballo hesaité (arisco). Lo peor, se mandó enroscando la línea en una de las plantas, lo aguanté un poco para que no oville usando la planta de carretel. ¡¡Menos mal que volvió sobre sus saltos!!. Lo prepeé un poco más para sacarlo entre dos plantas y llevarlo aguas abajo para allí sí reducirlo sin obstáculos pero siempre sin dejar de dar brincos y cada tanto sacar línea. Luego de unos minutos compartimos el "piel a piel". Lentamente le quité el anzuelo, esperé que se recupere, tomamos la foto (justo en ese momento cabeceó) y cuando decidió se fué. Así de simple, ...pero sublime.

Como les contaba, el segundo día nos acompañaron nuestras "hermanas de los anzuelos", las nuves. ¡¡¡Qué bonita son y cuánto nos alivian el calor en estas cálidas épocas Litoraleñas!!!.
¡¡Son la sombrilla del cielo!!.
Gustavo, con ese entusiasmo tan particular que tiene cuando empuña una caña y hace volar su mosca, buscaba aquí y allá.
De pronto, en un momento de aquel mágico día, lo veo afirmándose, y en pocos segundos emerge de las aguas un "lingote de oro con escamas" como queriendo tocar el cielo con sus aletas.
-¡¡Vamos Gustavo!!. Grité espontáneamente. Le veía la sonrisa de oreja a oreja. El pirá (en lengua Guaraní: pez) hacía "explotar" una y otra vez la superficie de la corredera.
Recogí mi línea y lanzaba mi mosca serca, aunque a distancia prudente, de donde saltaba el dorado de Gustavo. Es que muchas veces ocurre que de haber otros en el lugar, trata de disputarle el alimento al clavado, y de ofrecerle otra mosca, se prende.
Por desgracia mi mosca se tranca en una planta sumergida, trato de rescatarla, pero cuando noto que no se desprenderá, de un tirón corto el tipet para evitar enriedos con la consiguiente pérdida del pez enganchado y facilitarle el arrime a Gustavo.
Dejé mi caña y fuí por la máquina fotográfica mientras Gustavo de debatía en una fuerte correntada. Finalmente y con paciente alegría lo pudo tener entre sus manos para inmortalizarlo en una instantánea.
Después lo regresó al mismo lugar desde donde decidió colmarnos de felicidad.
¡¡Felices estábamos!!
Nos miramos con Gustavo y sabíamos que todo aquello no hera más que un precioso mensaje de ñande (nuestro) amado Aruhary (río Corriente)...
..."¡¡¡Miren lo que he parido, valoren todo lo que tengo que es todo lo que les doy, hace poco tiempo agonizaba por la seca, sin embargo hoy les obsequio todo mi ser, y la vida entera y rebosante que hay en mi... CUÍDENME, DEFIÉNDANME!!!".
Cuando avandonábamos el lugar navegando lentamente, me pareció escuchar un dulce y fuerte sapukay salido desde las entrañas mismas del río,...
...era,...¡¡¡UN GRITO DE ESPERANZA!!!.
Desde Argentina, provincia de Corrientes,
Con el cariño de siempre,
Un abrazo y,...
Un afectuoso sapukay.
Leo Kutú.-

13 comentarios:

Guillermo F dijo...

Dios sabe hasta donde debe apretar y si no, el Paraná, se lo debe de haber recordado. Una maravilla la población de juveniles que se esá viendo por todo su cauce, ojala el Paraná nos recuerde a nosotros como cuidarlo y mantenerlo
Abrazo Leo y felicitaciones por el Yerno de los Anzuelos

Gaizka dijo...

Preciosa entrada Leo y preciosas las criaturas del Aruhari. Ver que los ríos se llenan de vida, sin duda es una llamada a la esperanza.
Estupenda crónica.
Un Saludo.

Leo Kutú dijo...

Hnos. de los anzuelos:

Guillermo:
¡Gracias por visitarme!.
Es verdad, por las crónicas de pescadores, es un fenómeno generalizado en la cuenca, tú sobre esto lo sabes bien. En buena hora. Lo demás depende de nosotros y las autoridades.

Gaizka:
¡Gracias por visitarme!.
Criaturas que te esperan, para cuando puedas pescarlas.

Para los dos,
Un abrazo y,...
Un afectuoso sapukay.-

Nicolás Moreno dijo...

Cuidemos a los pequeños....serán nuestro futuro???
Coincido Leo, qué lindo es, al menos cada tanto, pescar solos con la naturaleza, sin otros humanos cerca :-)

Un saludo.
Nico.

Jose dijo...

Jornadas así son dignas de recordar. Peces tan bellos como los dorados, pesca en compañía de alguien que comparte la misma afición de la pesca, y que puede llegar a ser familia.
Y un entorno, que sólo las zonas protegidas pueden ofrecer. Con tantos matices de bella estampa.
Es el Edén en la tierra.
Saludos Leo.

Hector Solares dijo...

Hola Leo... Que buen relato! me hiciste emocionar. Emocionarse ha de ser fácil para aquel que ya vivió experiencias semejantes, no?
Asi mismo es, tal cual lo describis, una relación con el pez y el entorno que nos llena el alma. Abrazos desde el otro rio maravilloso.
Asunción, Paraguay

Leo Kutú dijo...

Hnos. de los anzuelos:
¡Gracias por sus visitas!.

Nico:
Al fin y al cabo,...también somos la Naturaleza ¿no?.

Jose:
Es verdad, son muchas emociones juntas que se vuelven una sola,..."grande y profunda".

Héctor:
Que te hayas emocionado, habla tambien de tu sensibilidad.

A todos,
Un abrazo y,...
un afectuoso sapukay.-

Miguel-Peskacor dijo...

Ahhhh, qué maravilla de escenario..Me encanta la aventura en barca en busca de los dorados y en tan buena compañía. Por aquí aún seguimos sin "tocar escama".. Los pantanos y ríos que frecuentamos no están todavía en su punto para poder ser pescados, así que seguiremos esperando mientras nos deleitamos con tus relatos de pesca y aventura.

Un abrazo Leo!

Leo Kutú dijo...

Hno. de los anzuelos, Miguel-Peskacor:
¡Gracias por visitarme!.
Pues que tus pantanos te den pronto buenos peces así leyéndote "pesco" en aguas de España.
Un gran abrazo, chamigo Español.
y,... un afectuoso sapukay.-

Second dijo...

muy bueno, como de costumbre. Que bueno lo que contas Leo, la natura nos castiga un poco pero despues afloja!!!!!!
Algo esta avisando!!!!!
un gran abrazo
Second

Leo Kutú dijo...

Hno. de los anzuelos, Second:
¡Gracias por tu visita!.
Qué lindo tenerte nuevamente por casa, sabes que siempre sos bienvenido.
La Madre Naturaleza fué tan,...pero tan clara en su mensaje,"diciéndonos",....
"¿Recuerdan lo mal que hicieron los deberes y como estábamos?, bueno, este año...les doy una oportunidad más de tener todo lo grandioso que deben tener y cuidar siempre".
Un poco, fué eso, interpreté.
Un abrazo y,...
Un afectuoso sapukay.-

オテモヤン dijo...

オナニー
逆援助
SEX
フェラチオ
ソープ
逆援助
出張ホスト
手コキ
おっぱい
フェラチオ
中出し
セックス
デリヘル
包茎
逆援
性欲

Leo Kutú dijo...

Sex:
Esto que Ustedes, artera y malaintencionadamente, pretendes difundir valiéndote de mi (nuestro) blog expresa, en cuanto acto libre y acordado, una manera sublime (com acto) de relacionarnos con las divinas mujeres, y que Ustedes al "meterse" de la manera que lo hacen degradan groseramente y tan solo por ganar unos $$ más,...¡cuánta pobreza tienen, cuánta violencia en sus almas y cuán poco valen!.
Rescato de todo esto, a...las "pobres chicas".
Me parece.
Y los perdono igualmente, en la esperanza de que alguna vez, tal vez, aprendan por dónde pasa la buena vida.
Un abrazo y,...
Un afectuoso sapukay.-