anuncios clasificados Los Pasos Del Pescador (Ñánde Corrientes porâ): CUANDO FUÍ LA MOSCA

martes, 13 de julio de 2010

CUANDO FUÍ LA MOSCA

Hnos. de los anzuelos:
El día amaneció bastante fresco, pero las ganas en ir en busca de algún "Lingote de oro con escamas" hacían que la sensación térmica "disimulara" la caricia fría del viento. Claro, nuestro inseparable "Hermano de los anzuelos Sol", contribuía a no padecer la baja temperatura.
No obstante el pronóstico era que tendería, al menos por momentos, a permanecer con nubes tapando al astro amarillo. Previendo esto me abrigué bien.

Al llegar al puente que marca el límite de la Reserva Yvera (Iberá), lugar denominado Paso Lucero, correspondiente a la ruta nacional 123, la emoción de ver a mi (nuestro) amado río Aruhary (río Corriente) fué como de costumbre cada vez que estoy allí, ...¡INMENSA!.
Tal vez para otros les resulte exagerado, pero es lo que me genera espiritualmente cada vez que nos reencontramos,..Él es también, mi "Hermano de los anzuelos".
Su cauce se presentaba más bien bajo en nivel, aunque estacionado en los últimos días. Sus aguas muy claras.
Gran cantidad de camalotes flotando como "micros embalsados" viajando enigmáticos y sin destino prefijado, aunque algunos tal vez "encantados" por este escenario quedaban aquí por un tiempo, porque el artista invisible había movido su pincel para dar formas a nuevas figuras al natural retrato.
Por eso siempre que llegamos nuevamente al sitio ya visitado de un río, parece que estamos en el "mismo lugar",...pero no, la mayor belleza está allí, en lo incorregiblemente distinto a la vez anterior. Parecido,...pero diferente.

Una vez flotando con el botecito "Kutu Hagua" (Cutú Jaguá), con la gorra cambiada (se conmemoraba un año más de la Declaración de la Independencia de la Argentina) metí la mano en el agua para comprobar cuán fría estaba. ¡¡Brrrrrr!!, realmente lo estaba, ...fría, fría. El hecho de remar me hizo entrar en calor, ja.
Deambulé por varios sectores de correderas provocadas por "isletas" de camalotes. Aquí el agua se acelera al chocar contra ellas, y como es sabido los "Lingotes de oro con escamas" (Dorados) gustan de aguas bien oxigenadas. Son unos cazadores tremendos y los bordes de estos camalotales les sirve de perfectos lugares de asecho hacia sus potenciales víctimas. La mosca debería desempeñar este último papel en la "tragicomedia".

Pesqué una "guillotina de los ríos" (palometita). Por suerte la mosca le quedó colgando del lado de afuera, lo que evitó ser partida donde su dentadura hubiera apretado con extrema firmeza. Sus dientes cónicos ensamblan perfectamente cuando muerde. ¡¡Mamita, que no te agarre un dedo!!, porque a partir de allí, te dirán "Diecinueve" . Sucedieron varios piques de "Lingotes de oro con escamas".

Finalmente me estacioné anclado paralelo a una corredera formada por palos y piedras. Otro de los lugares que lo enamora al "Lingote". Si son paleríos viejos mejor, porque al llevar mucho tiempo all, el agua los va pudriendo y descomponiendo transformando en un hábitat de muchos microorganismos, entre los que también suelen hacerse presentes los cangrejos, y se forma toda una cadena alimenticia donde el "Lingote" termina siendo el gran comilón. Alimento y aguas oxigenadas son ingredientes de un buen restaurante. El Dorado,... el gran comensal.
Los ríos por la acción de las crecientes y bajantes, desprenden arbustos costeros que transportados por la fuerza de la corriente terminan fijados en algún sector del cauce. Con el tiempo los hay viejos y nuevos, los primeros son grandes apostaderos de "Lingotes de oro con escamas" por lo descripto anteriormente y suelen "pagar" mejor que troncos nuevos. No obstante, los nuevos que presentan ramitas con hojas verdes y acumulación de yuyos, esconden mojarras y pequeñas boguitas que se alimentan de estas hojas y de mojarritas diminutas. La cadena nuevamente conformada a la espera de la visita sorpresiva de nuestra mosca.

Por un momento me imaginé ser la mosca.

Me "vi" volando de acá para allá, adelante y atrás. Revoloteaba sobre su cabeza, ¡Qué linda sensación!.
Pensaba,... ¿Cuándo se decidirá Leo a dejarme caer en aquellas turbulentas aguas?.
El golpe en la cara me sorprendió. Ya me encontraba, aunque algo desacomodado, en el interior de aquel mundo misterioso y cautivante. Veía pasar algunas mojarritas alocadas. Debo confesar que sentí algo de temor, pero lo controlaba, lo cual me convenció en ser un valiente, tenía miedo pero me lo bancaba, ja. Ansiaba el encuentro, adrenalina a full.
De pronto...

¡¡Estaba allí!!. Frente a mi con esa silueta imponente, una cabezota amarilla oro, su mirada firme y temible, la bocaza exhibiendo filas de dientes filosos, la velocidad de un rayo, la misma con la que apareció de la nada y me atrapó del cuerpo para "zambullirme" de cabeza en un oscuro túnel.
En ese momento me dije, es el final. ¿Por qué no me quedé en el bote haciendo de pescador?. Fué cuando un tirón firme trató de arrancarme de las fauces de aquel "Monstruo feróz". A partir de allí viví una odisea. Sacudones para todos lados. Por momentos me encontraba en el aire, aunque siempre prendido y sercano a sus dientes, y lo veía a Leo parado en el bote con la caña arqueada tratando de rescatarme; al instante nuevamente sumergido viendo pasar todo a mayor velocidad de cuando caí en la corredera. Así por un tiempo que no recuerdo. Me pareció una eternidad. Al mirarlo de reojo al "Monstruo feróz" me dió la impresión que experimentaba lo mismo en cuanto al tiempo.

No se en qué momento me sentí libre de la Fiera y con el agua acariciándome todo mi ser pendiendo de un nylon. Desde allí veía como Leo, luego de acunarlo, depositaba suavemente a aquel animal nuevamente en el agua. Mirándolo ahora con detenimiento aprecié toda su belleza. Cuando lo dejó ir volví a sentir miedo, pero esta vez pasó orondo sin reparar en mi. Lo contemplé perderse con toda su majestuosidad.


A esta altura ya no se si es que imagino estar sentado en la baranda del Puente, no se si soy la mosca, el pescador, tal vez el camalotal, el viento, el río, el sol, o el propio "Lingote de oro con escamas". ¿Importa acaso?. -
Con el careiño de siempre,
Desde la Provincia de Corrientes, Argentina,
Un abrazo gigante y,...
Un afectuoso sapukay.
Leo Kutú.-
Colaboración fotográfica: Mi hermano de los anzuelos Mauricio, con el primer plano del "Lingote". ¡Genial!. Muchas gracias chamigo. Otro abrazo enorme para Ti.-

11 comentarios:

Efrén dijo...

Precioso relato Leo, da gusto leerte.
Saludos desde Asturias.

pacopescador dijo...

Muy bonito Leo, enhorabuena.

Leo Kutú dijo...

Hnos. de los anzuelos:
¡Gracias por vuestras visitas!.

Efrén:
Mi alegría por haberte gustado.

Pacopescador:
También por tí mi felicidad.

Para ambos,
Un abrazo grande y,...
Un afectuoso sapukay.-

Anónimo dijo...

muy bueno el blok, saludos ponga mas cosas que todo sirve,

Leo Kutú dijo...

Hno. de los anzuelos, Anónimo:
¡Gracias por visitarme!.
Te espero siempre por este sitio, cuando gustes.
Un abrazo grande y,...
Un afectuoso sapukay.-

Juan Ignacio dijo...

Querido Leo:
Realmente es un placer leerte, se nota que tenes experiencia y que disfrutas demasiado! que peces increibles los dorados y las palometas, que mezcla de sentimientos producen en el pescador, o no?!
Por otro lado queria felicitarte porque insentivas muchisimo el cuidado del ambiente de pesca en tus lectores, algo para destacar.
Un abrazo grande, Juan Ignacio

Leo Kutú dijo...

Hno. de los anzuelos, Juan I:
¡Gracias por visitarme!.
Los aportes para cuidar nuestro común hogar (El Planeta Tierra) los sumamos enttre todos, es nuetro deber, no hay secretos, solo darle aplicación práctica al noble sentimiento de vivir mejorando (en lo posible) día a día.
Un abrazo grande, y...
Un afectuoso sapukay.-
p/d: Pásate por aquí cuando gustes, siempre te etaré esperando. Otro abrazo.-

Jose dijo...

Excelente relato Leo. Te llegas a transformar en la mosca jejeje.
veo que conoces bien el pez que persigues: sus costumbres y lugares más aptos para su pesca.
La foto subacuática es muy bella.
Enhorabuena por esa jornada en ese lugar tan maravilloso.
Saludos Leo.

Leo Kutú dijo...

Hno. de los anzuelos, Jose:
¡Gracias por tu visita!.
Mi relación con el río y el "Lingote de oro con escamas" (Dorado) es desde mi infancia, por una buenísima decisión de mi Padre a quien mucho gustaba salir a pescar.
Justo en estos momentos está en cama y yo un poco entristecido por ello, pero bueno, en pocos minutos lo estaré acompañando para mantenerle el ánimo bien alto hablándole de pescas y también de mis hermanos españoles (él lo es).
Un abrazo grande y,...
Un afectuoso sapukay.-

Miguel-Peskacor dijo...

Sencillamente, GENIAL!!! Me ha encantado el relato Leo. Desde el principio, al final...
Eres un buen observador del medio en el que te mueves, lo cual se traduce en ser buen pescador.
Lo original del relato, lo hace grande. Escribirlo desde el punto de vista de la mosca, a la que le has dado vida de forma magistral, es del todo genial.

Recibe un fuerte abrazo, amigo!

Leo Kutú dijo...

Hno. de los anzuelos, Miguel-Peskacor:
¡Gracias por visitarme!.
Enorme gracias por tus palabras.
Todo es un ida y vueltas entre este Continente (también tuyo) y el tuyo (que por cierto lo siento mío a traves de vosotros).
Sintiéndolos felices a Ustedes, también lo soy.
Un abrazo grande y,...
Un afectuoso sapukay.-