anuncios clasificados Los Pasos Del Pescador (Ñánde Corrientes porâ): LAS LAGUNITAS DE LA ESPERANZA

miércoles, 2 de junio de 2010

LAS LAGUNITAS DE LA ESPERANZA



Hnas/os. de los anzuelos:
Esta vez mi destino no fue el Río.
Eran aproximadamente las 13:30hs., cuando veo pasar a Elías con su caña de pescar, en dirección a la Lagunita. Por mi parte estaba sentado frente a la computadora, recorriendo lugares virtuales.
Como fuimos "pasado por agua" (lluvias) durante varios días, las ganas de ir a pescar se habían acumulado en demasía.
Sin más, apagué todo, para dedicarme a armar mi equipo de pesca muy liviano.
Tomé la cañita, el pequeño reel frontal de tres rulemanes, armé el leader con cablecito de acero forrado de 0,10mm, anzuelo chico, metí en uno de los bolsillos del pantalón la pinza para desanzuelar, un alicate, varios trocitos de carne vacuna en una cajita de extracto de tomates desocupada, y fui tras los pasos de mi "hermano de los anzuelos".


En el interín habían pasado Luis y Matías. Todos mitaí (chico, criatura, jovencito, pibe) del Barrio donde vivo. Niños, muy, muy humildes, de pocos recursos económicos, pero mucho recurso humano. Corazones con faltas de afectos y ganas de darlos.. Los vi y veo crecer a diario.

Cuando llegué a la Lagunita estaban en plena jornada. Menos Elías que trataba voluntariosamente de desenredar la "galleta" de nylon formada en su línea. Inmediatamente me tomé el tiempo (bastante) para lograr tenga todo reestablecido y disponible para pescar.

Los intentos por pescar eran unos tras otros. Nada podían sacar del espejo de agua.

Mientras, por mi parte experimentaba un par de clavadas con escapes.

En unos
minutos me alegré con dos pececillos. Tarariras, una de ellas de considerable tamaño para el lugar. Me quedé con las ganas de fotografiarla, pero por estar los chicos en el sector de enfrente a donde me encontraba, y para llegarse se debía dar un gran rodeo tras atravesar un zanjón, no lo pude hacer No importa, quedó en mi memoria, y está bien. Dejándola regresar a su medio propuse aventurarnos a otras Lagunas sercanas.
Atravesamos el segundo Monte, esta vez de Pinos (el anterior de Eucaliptus). La Zona viene siendo forestada intensamente en los últimos años. El paisaje autóctono cambió mucho.
Una vez en el nuevo lugar cada cual eligió el sector que más le gustó. En mi caso recorrí cada centímetro de costa de la Laguna. Elías trató de imitarme. Matías también hizo lo propio luego de advertirle que no se quede solo en un lugar, sino que buscara. Muchas plantas acuáticas. Luis en cambio no se movió del espacio que ocupó desde el inicio.
Todos pescábamos con encarnes. En mi caso, el lastre lo daba la propuesta gastronómica (para el pez, obvio).. Matías con un plomito, pero en un momento metió su mano en el bolsillo para extraer otro plomo y reemplazar el anterior.¡¡¡Mamita!!!, había atado un helicóptero, ja, ja, ja, ja, cuando cayó en la Laguna parecía que un Elefante fue arrojado desde África, ja, ja, ja, ja, ja, ja. Nos reímos tanto, que nos dolían los músculos del abdomen, ja, ja, ja, ja,,ja. Aún escribiendo ahora me da muchísima gracia, ja, ja, ja, ja. Angá Mati (pobre Mati)..
Luis y Elías con boyas para que la carnada se moviera suspendida a media agua.
Así eran sus estilos, aprendidos por las "huellas" de pescadores, dando respuestas a sus necesidades, o copiando de algún otro amiguito, no lo se. Es probable que un poco de todo. La inercia de la vida misma.
Ellos y sus circunstancias, como decía Ortega.

Logré repetir el logro. Uno de ellos me permitió ofrecérselo a Matías para que lo arrime a la costa.
- ¡Matías, vení, sacala vos!. ¡Dale, dale!.
Grité casi intimándolo.
Aún tengo la imagen en mis retinas de cuando soltó su caña y corrió hacia mi como si sus piecitos no tocaran el pasto y su espíritu llegara primero que su cuerpo., ja, ja, ja, ja, ja. Muy gracioso y profundamente emotivo a la vez.
Después del proceso de rigor, pregunté...
- ¿Te animas a agarrarla y devolverla a la Laguna?. (son muy resbalosos y de una firme mordida)
Como un eco respondió.
- ¡Siiiii!.
Mientras le indicaba cómo agarrarla, su cuerpito denotaba la emoción, que me trasmitía y contagiaba.

Lentamente fue entrando en el agua, flexionó sus piernas, bajó al pequeño pez y lo dejó ir.
- ¡Muy bien, muy bien, Mati!. ¡Grande Matías!.
Exclamé.
Solo esbozó una preciosa sonrisa tras cruzarnos las miradas. ¡¡Qué felicidad!!.
Fue una tararira muy chica en el agua, pero demasiada grande en el alma.
Nuevamente les propuse visitar otra Laguna. Debíamos aprovechar ahora después de muchos meses de sequías crueles donde varias habían desaparecido. Hoy todo tiene otro "color".
Nueva Laguna, nuevas esperanzas, solo que esta vez eramos tres, Luis quiso quedarse en el sector de donde no se movería en toda la tarde.

Cuando aún estábamos los cuatro en el mismo sitio, lo miraba pescar, y en algún punto me veía hace 40 años. Luis pescaba con línea de mano.

Hubo instantes, en que desde mi posición, elegía quedar mirándolo revolear el anzuelo. Cuántas emociones y recuerdos pasaban por mi memoria. El Niño, la línea de mano, la Lagunita, y...mi Corrientes porâ (lindo).
Aaaaaaaa, Corrientes, cuánto te quiero con todas tus virtudes y defectos.
Para mi serás siempre, ¡¡¡Mi Corrientes porá!!!. No fue tanto el movimiento en esta última Laguna.
De pronto Elías me muestra una captura. Un bagre negro, lagunero, bien gordo, que me trajo a mostrar.
Le indiqué donde posar y,...¡Click!.
Luego sin decir nada, se levantó, dio media vuelta, un par de pasos, se agachó, nuevo ¡Click!, aflojó la presión de sus dedos y dejó que el pez se fuera.Tal ves quiso acariciarme el alma, congraciarse conmigo, o darse el gusto como su hermano Mati (de sangre). Solo él sabrá internamente por qué lo hizo. Tampoco quise preguntarle en ese momento. Lo dejé así.
-¡Bien, bien, bien!.
Exclamé, recontra contento. Todos contagiados.
Ellos que son muy reacios a devolver un pez, lo estaban haciendo y en este caso solo por imitación.
La tarde llegaba a su final, lo que motivó regresáramos a donde Luis había quedado. Llegamos ahí. Es lo que imaginan. Luis en el exacto lugar donde estaba cuando nos habíamos despedido, ja, ja, ja, ja.¡¡Qué fe le tuvo al lugarcito!!. O la vieja escuela y paciencia de pescador. Mal no le había iido.
En esta foto, Elías mirando a cámara, Yo con una Tararirita en la mano y Luis en el momento justo de estar dando impulso a su encarne. Matías, el "profesional" fotógrafo de ocasión.
Claro, el tema era qué hacer después de tenerlos en las manos. Pese a las sugerencias y las reiteradas devoluciones que hicimos en su presencia, Luis no decidía comportarse igual. Ya aprenderá, es mi esperanza. Con carnada también se puede. La Hoplias Malavaricus regresó igualmente a su hogar.
Me asombraba escuchar al propio Elías decir a Mati que devuelva, cada vez que extraía otra.
Luis lo miraba con cara de impotencia, requería carnadas para una salida futura, mmm
El "Hermano de los anzuelos, Sol" se "iba" lentamente. Nosotros también.
Recogimos nuestras líneas y entre bromas personales, charlas, risitas cómplices y carcajadas, empezamos a desandar caminos lentamente
Cada tanto se me escapaba un silbido entonando un chamamé.
Los miraba de reojo y esvozaba una sonrisa, porque los que nunca quisieron devolver un pez, hoy
lo habían hecho, con brillo en sus ojos y una sonrisa en sus labios,...
¡Hooooo, ñánde Corrientes porâ, cuánto de amo!,....Con tus virtudes y defectos, serás siempre, ...¡Mi
Corrientes porá!.-
Desde la Provincia de Corrientes, Argentina,
Con el cariño de siempre,
Un abrazo gigante y,...
Un afectuoso sapukái.-
Leo Kutú.-

17 comentarios:

Leo Kutú dijo...

Anónimo Miguel-Peskacor dijo...

Hola Leo, cómo estás? Bonitas fotos, es un entorno precioso. ¿porqué se llaman así?
Los peces que mostráis son muy curiosos, ¿con qué los pescáis? ¿probaste con la caña de mosca?
(hay que ver qué preguntón estoy hoy, eh? jejeje)

Un abrazo Leo y hasta pronto!

2 de junio de 2010 04:45

Leo Kutú dijo...

Hno. de los anzuelos, Miguel:
¡Gracias por visitarme!.
Por problemas que desconozco, salieron publicadas las fotos pero no el contenido escrito. Se mantiene el problema.
Espero solucionarlo pronto.
Mientras, dejé igualmente las fotos para que al menos las disfruten.
Infinitas disculpas por el inconveniente en mi página. Escapan a mi voluntad.
Un abrazo y,...
Un afectuoso sapukay.-
2 de junio de 2010 10:27

Leo Kutú dijo...

Hnos. de los anzuelos:
La página fué corregida.
Para no perder el comentario de Miguel, lo copié-pegué.

Miguel-Peskacor:
Ya puedes develar tus interrogantes, creo. Si permanecen algunos, pregunta, pregunta, que para responder estamos.

Un abrazo y,...
Un afectuoso sapukay.-

Miguel-Peskacor dijo...

jajajaja, ahora lo entiendo todo Leo, ya está aclarado: las lagunitas de "la esperanza", la carnada, las tarariras...
Dando ejemplo como tú has hecho con estos chavales, es la mejor forma de educar en la pesca deportiva.
Muy buena la entrada al blog y las fotos, me gustó mucho.

Saludos

Leo Kutú dijo...

Hno. de los anzuelos, Miguel-Peskacor:
¡Nuevamente agradezco tu visita!.
Lo de dar ejemplo es recíproco, porque ellos dieron lo suyo.
Esto es como cuando Cristóbal llegó a América. La historia se la puede escribir y leer desde,... ¡¡TIEEERRAAA!!!, o bien desde,...¡¡CARABEEEEELAAASSS!!!.
Un abrazo y,...
Un afectuoso sapukay.-

Barbux dijo...

Amigo Leo, una preciosa jornada que a demas de fructifera en cuanto a capturas, tambien en educacion.
Suerte tienen estos chavales con tenerte cerca.
Ya me hubiese gustado ver la cara de satisfaccion del chico al soltar el pez ¡¡¡¡¡que ilusion le haría.
Un saludo

Leo Kutú dijo...

Hno. de los anzuelos, queridísimo Barbux:
¡Gracias por volver a visitarme!.
Leer tu comentario me llenó de muchísima emoción. Extrañé me tocaras la "puerta". Sabes que te tengo un particular afecto.
Seguramente tus compromisos te ausentaron por un tiempo.
Siempre te estaré esperando.
Quiero más compartir mi emoción que contestar puntualmente tu comentario.
¡¡Qué alegria "estés" en mi (tu) casa (Blog)!!.
Un enorme abrazo y,...
Un muy fuerte y afectuoso sapukay.-

Gaizka dijo...

Hola Leo. Son los jovenes los que imitan copian y aprenden de sus mayores, y así será por muchos años. A los ojos de un padre siempre permaneceremos jóvenes.
Me alegro de que brillara el sol en esas preciosas lagunitas, lo reflejan tan lindas sonrisas tejidas en afables palabras.

Un abrazo Leo.

Leo Kutú dijo...

Hno. de los anzuelos, Gaizka:
¡Gracias por visitarme!.
Es verdad lo que apuntas, y agregaría que en relidad todos deberíamos imitar de todos auqellos que nos muestran, aún involuntariamente, una alternativa de mejorar para seguir evolucionando como especie. Aunque en el acto de pinchar un pez habría una contradicción en este camino hacia la evolución. Pero bueno, a partir de nuestro "error", al menos hagamos lo mejor que nos nazca y salga,...para bien de todos.
También estoy siempre pendiente de los niños, para aprender algo más de ellos.
Este "ida y vueltas" es maravilloso, sobre todo cuando se lo hace naturalmente,...viviendo,...como debe ser por los siglos de los siglos, me parece.
Un abrazo y,...
Un afectuoso sapukay.-

Jose dijo...

Buenas Leo.
Interesante la pesca con carne de vacuno. Sin duda es más fácil que pasarse horas montando moscas.
Me ha llamado la atención lo de los eucaliptos, pues aquí están desplazando al bosque autóctono.
Lo mejor es la jornada que has vivido con esta gente, grande en humanidad, que al fin y al cabo es lo que más importa.
Y si encima os habeis reido en abundancia, pues mucho mejor.
Que vengan muchas jornadas como esta, de ahora en adelante.
Un saludo desde el otro lado del charco.

Leo Kutú dijo...

Hno. de los anzuelos, José:
¡Gracias por visitarme!.
Aquí las empresas, al decir de muchos estudiosos en la materia, han respetado muy poco el cuidado del medio ambiente con el tema de las más de 50.000ha. forestadas, y en gran parte dentro de la Zona de Reserva, con trabajadores en "negro", contaminación con fertilizantes, etc., etc.una verdadera pena.
Por esta vez fué con encarnes, pero reiteradamente voy con las moscas, serán más horas armarlas pero mucho más encantador, ja, ja, ja.
Un abrazo grande y,...
Un afectuoso sapukay.-

Pesca YOtras Yerbas dijo...

Leo,Leo querido "harmano de anzuelo",antes que nada disculpas por mi tardanza en aportar a tu blogs(aunque siempre lo sigo)no me pude contener en felicitarte por esta entrada,que refleja no solo la pesca y su entorno,sino tambien y con fuerza la moraleja,que es educar,concientizar,forjar a nuestros "cachorros",que tendria que ser un deber para todos
un abrazo a todos tus hermanos de anzuelos desperdigados por la faz de la tierra
te felicito nuevamente,y vomos a seguirlos a esos cachorros en sus primeros "pasos de pescador"hasta que las plumas vuelen
un fraternal abrazo
seba

Leo Kutú dijo...

Hno. de los anzuelos, PyOY:
¡Gracias por visitarme!.
Me emociona encontrarme con tu comentario. Se cuánto hicieron por los "cachorros" con todas esas "Otras Yerbas" que le pusieron en su momento para contribuir al crecimiento de ellos, como pescadores y como seres humanos.
No tienes de nada de qué disculparte, tus aportes llegan desde y dónde elijas, y por mi parte, con eso ya soy feliz.
Ya que no puedo escucharlos, al menos hoy puedo leerlos.
Saludos a las Tarariras azules (que ahora seguramente duermen), ja, ja.
Un abrazo emocionado y,...
Un afectuoso sapukay.-

pacopescador dijo...

Me uno a estos comentarios de esta muy bonita y emotiva entrada y por lo que en ella se puede aprender. La moraleja debería ser aplicada siempre, porque será para nuestro bien.
Un cordial y afectuoso saludo desde España.

Leo Kutú dijo...

Hno. de los anzuelos, Pacopescador:
¡Gracias por visitarme!.
¡Ojalá!, sigamos creciendo entre todos, la vida ers eso, un "ida y vuelta" entre los seres vivos.
Un abrazo y,...
Un afectuoso sapukay.-

Nicolás Moreno dijo...

Qué lindo lugar!

Como nos tenés acostumbrados.....con relatos espectaculares!

Un abrazo.
Nico.

Leo Kutú dijo...

Hno. de los anzuelos, Nico:
¡Gracias por visitarme!.
Si, muy bonito entorno, aunque distinto al autóctono debido a las inversiones forestales.
Un abrazo y,...
Un afectuoso sapukay.-